Mallorca airport car rental

Paginas de cocineros





Una presentación maleducada o poco sincera causa el efecto opuesto”.

¡Agáchate! Las reglas tradicionales de protocolo señalan que no es muy adecuado agacharse cuando se srve a un cliente.

Sin embargo, tiene sentido psicológicamente, y ponerse al nivel del consumidor (literalmente) suele provocar que el camarero caiga mejor, ya que facilita la comunicación, que las miradas de cliente y trabajador se crucen y cierta intimidad.

Como descubrió el propio Lynn en un experimento que más tarde publicaría bajo el nombre de 'Effect of Server Posture on Restaurant Tipping', este truco no verbal proporciona sus réditos económicos.

Si se trata de un restaurante de gala, quizá mejor sea no inclinarse sobre el cliente, puesto que se considera un gesto muy informal Los autores acudieron a dos restaurantes de Houston (Texas), donde contaron la ayuda de un camarero caucásico y otro mexicano.

En todos los casos, ambos camareros cobraron más cuando se agachaban, aunque era una diferencia no demasiado sustancial, tan solo de un 3% (sin embargo, muy rentable para tratarse de un gesto tan sencillo).

Si se trata de un restaurante de gala, quizá mejor sea no hacerlo, puesto que se considera un gesto muy informal.

Sonríe Una obviedad, en cuanto que una sonrisa probablemente sea el gesto de simpatía más universal, pero que no viene mal recordar.

Es lo que hicieron dos investigadoras llamadas Kathi Tidd y Joan Lockard, que intentaron comprobar tal extremo en un restaurante de Seattle, mandando a sus amaestrados camareros a sonreír (o no) a clientes que se encontraban solos.

Ojo, porque en este caso la diferencia sí era significativa.

Mientras que aquellos que mantenían su boca cerrada solo se llevaban 20 céntimos más, si mostraban una amplia sonrisa, se llevaban 48 céntimos.

Efectivamente, un aumento del 140%.

Toca al cliente (pero sin pasarte) Atender mesas es parte actuación, parte carisma y todo profesionalismo.

Los buenos camareros llevan la comida a la mesa exactamente como se ordena.

Los meseros excelentes llevan personalidad con la comida.

El negocio de los restaurantes es de ritmo rápido y la mayoría de los restaurantes reciben a grupos de cualquier tamaño.

Es algo inteligente por parte de los camareros recordar algunos consejos rápidos cuando tienen que atender grupos grandes de comensales.

Conoce el menú Memoriza cada aperitivo, entrada y postre.

Esto significa conocer qué opciones están disponibles para cada platillo.

Conoce qué tipos de pan están disponibles para pan tostado, qué tipos de aderezos de ensalada están disponibles y qué tipos de sopas vienen con cada platillo.

Toma en cuenta los acompañamientos de la cena y cuáles vienen con cada platillo.

Comprende la lista de vinos y pronúncialos correctamente Pronunciar la lista de vinos correctamente te hace ver profesional.

Para un grupo grande, ofrece una botella a la mesa en lugar de copas individuales.

Aunque las copas individuales crean una cuenta mayor, sugerir una botella para la mesa acelera tu servicio y mejora tu imagen frente a los clientes.

El cliente sentirá que estás buscando lo mejor para él si sugieres una opción menos costosa.

Sin embargo, haz esto sólo para las bebidas, ya que no quieres que la cuenta sea demasiado pequeña.

Tu propina puede depender de la cuenta final.

No dependas de la memoria Escribe todo para una orden grande, incluso si eres capaz de recordar las órdenes pequeñas fácilmente.





Busco trabajo en Mallorca en una empresa de alquiler de coches, o teletrabajo en un rent a car de cualquier lugar del mundo.
 


Motor | Inmobiliaria | Empleo | Formacion | Servicios | Negocios | Informatica | Imagen y Sonido | Telefonia | Juegos | Casa y Jardin | Moda | Contactos | Aficiones | Deportes | Mascotas | Blogs